Cargando...
Todas las categorías
Home / El mundo de Soluciones de Kroser / Técnicas de Pintura
Técnicas de Pintura
Pintando tu casa
Técnicas de Pintura
Llega un día en el que decidís que es el momento de
pintar tu casa.
El problema que se te plantea ahora es cuándo pintarla
y cómo.

Cuando

Es evidente que no todas las épocas o estaciones del
año son propicias para repintar tu hogar, ya que para
realizar este tipo de trabajos es necesaria la existencias
de ciertas condiciones climáticas que colaboren en el
proceso.
La baja temperatura es uno de los factores más importantes
al momento de pintar.
Por ejemplo el frío al momento de pintar generará que
la película seque demasiado lento, prolongando nuestra
labor más de lo necesario e incluso afectando algunas
características y propiedades de la pintura.

En cambio el calor intenso puede, además de amenazar
con fatigarnos o deshidratarnos mientras realizamos
la tarea, acelerar el secado de la pintura generando
problemas como ampollas, grietas, etc.
Siendo esta condición de mayor complicación en el pintado
de piscinas.
La lluvia por otro lado nos impide pintar las paredes
exteriores o la azotea, por lo que se convierte en otro
de los principales enemigos de nuestras labores de
pintado.

Frente a estos factores la mejor época para pintar el
hogar es la primavera, ya que es una estación donde
las lluvias son menos frecuentes, las temperaturas si
bien comienzan a subir , no son excesivas haciendo
cómodo nuestro trabajo tanto en el interior como en el
exterior del hogar y donde también encontramos buenas
condiciones de ventilación ya que el frío ha pasado
y puedes abrir las ventanas para un mejor aireado y
secado de la pintura.

Además con el aumento de la temperatura la pintura
seca antes y se evita el riesgo de que afloren humedades
en las paredes, aumentan también las hora diarias
de luminosidad y los colores se aprecian mejor a la luz
natural.
Así mientras en invierno es complicado repintar paredes
exteriores y azoteas debido a las lluvias y la humedad,
en primavera al contrario, se puede realizar una adecuada
limpieza usando agua y cepillos sin temor a que
la humedad permanezca en las superficies más de lo
necesario.
Las condiciones que en general se recomiendan para
el pintado es entre 10º y 30º C, una humedad relativa
del aire no superior al 80%.
Si tienes la necesidad de pintar en temporada de invierno,
que es lo más complicado, debes tomar en cuenta
estas recomendaciones y además debe existir un período
de 4 días sin lluvias para realizar un trabajo en el
exterior, de esta manera minimizaras los riesgos.

Como

No hace falta ser un gran experto en la materia para
pintar tu casa y obtener un buen resultado, comparable
al que puede ofrecer un pintor profesional, aunque se
tarde más tiempo en terminar la obra.
Lo que si es necesario conocer es una serie de ideas
básicas para que nuestra labor sea satisfactoria con
un esfuerzo, errores y complicaciones mínimas.

Independientemente de las herramientas y técnicas para
pintar que se utilicen y de la adecuada preparación
de las superficies que se van a pintar y de proteger los
muebles y suelos, con respecto de las cuales se puede
ser algo tolerente si no son tan perfectos o profesionales
como sería deseable, hay un punto con el cual no
se puede correr ningún riesgo: la propia pintura.

Es importante acertar con la pintura, porque una vez
que se elija y aplique ya nos se podrá dar marcha atrás
y si el resultado no es el esperado habrá que convivir
con este durante mucho tiempo o tomar una decisión
poco agradable; volver a pintar o finalmente pagarle a
un pintor profesional para que haga el trabajo.
Para elegir el color adecuado no hay que fiarse demasiado
en los tonos que aparecen en las cartas de colores
de las marcas de pintura, ya que el trozo de color
que puede observarse en ellas es de tamaño muy reducido
y puede inducir a equivocaciones, porque se
encuentra entre otros muy similares.

Lo ideal es llevar algún objeto que tenga el color que
te gustaría utilizar, como un almohadón, una tela, un
papel pintado, etc.
De todos modos es conveniente poner a prueba el color
antes de aplicarlo a toda la casa. Para ello hay que
pintar un metro cuadrado de superficie y esperar al
día siguiente para que se seque adecuadamente y el
color sea firme.

Hay que ir observando el tono de la pintura a medida
que van cambiando las condiciones de la iluminación,
con luz natural a lo largo del día y con luz artificial durante
la noche.
Las variaciones que se produzcan puede ser o no del
agrado de quienes habitan en la casa.
También es importante comprobar, antes de aplicarla
definitivamente, cual es el efecto de contraste de la
nueva pintura con las telas, la decoración y los muebles
que hay en la casa.

Lo más aconsejable para las paredes de la casa es la
pintura plástica que no desprende olor, se seca con
rapidez y sus restos pueden eliminarse bien con la ayude
del agua.
Se pueden eliminar las rozaduras de este tipo de pinturas,
con la ayuda de un trapo humedecido, siempre
que sean de buena calidad.
Básicamente se puede optar por dos tipos de pintura
plástica: la satinada y la mate.
El primer tipo de pintura es un poco mas brillante y permite
una terminación mejor y resiste mejor el paso del
tiempo y los efectos de la suciedad.
La pintura mate por su parte es menos trabajosa de
aplicar pero tiene la desventaja de que se ensucia un
poco más.
Si las paredes presentan muchas irregularidades, la
pintura mate las disimula mejor.
Cuando se va a preparar un color, mezclando pintura
con un entonador, lo mejor es hacerlo todo de una vez
ya que es casi imposible obtener el mismo tono dos
veces.

Tampoco conviene diluir la pintura más de lo que indica
el envase, ya que su capacidad para cubrir no será
la misma.
Y cada vez que se comience a pintar hay que mezclar
muy bien la pintura y repetir esta operación periódicamente
para garantizar la homogeneidad del líquido y
que no presente grumos o manchas de pigmento que
no se halla diluido bien.

Preparación y Materiales

Una vez que tengas el color preparado lo que resta es
preparar la superficie a pintar y tener las herramientas
adecuadas que vas a utilizar.
Cubre el suelo con papeles de periódicos, cartón o
nylon.
También cubre los muebles con nylon o tela.
En cuanto a las herramientas tienes que contar con
una escalera firme y preferentemente con escalones
planos para mayor seguridad, espátulas de diferentes
tamaños para retirar restos de pintura sueltos y también
para poder colocar enduido en los lugares que
sean necesarios.
Por supuesto lijas para retirar restos de pintura o simplemente
para lijar enduido y por supuesto pinceles
y rodillos del tamaño adecuado al trabajo que vas a
realizar.

Te recordamos que en todos nuestros locales
encontraras todo lo necesario para el pintado
de tu casa.
* Los precios incluyen IVA salvo que expresamente se indique lo contrario, validos solo para venta por este medio y no en nuestras sucursales, y están sujetos a cambios sin previo aviso y disponibilidad de stock. Las imágenes son meramente ilustrativas. © 2014 Kroser - info@kroser.com.uy | Centro de Operaciones: Manuel Melendez 3869- Montevideo - Uruguay | Ver en nuestra sección locales los telefonos comerciales.